Quieres volver con tu ex y lo sabes

Echas la mirada atrás y te sorprendes a ti mismo pensando en momentos claves con tu ex, como por ejemplo la primera vez que le regalaste flores, una cena que tuvisteis en vuestro sitio favorito, el mejor sexo que tuvisteis juntos o incluso aquella vez que te enfadaste tanto o te pusiste tan celoso sin ninguna razón.

Y es que uno tiende a mirar el pasado conforme hay más distancia y comprueba de que a lo mejor fuiste un crío o que muchas cosas que hiciste con tu ex podrían haber sido de forma distintas si hubieras tenido más edad, o ser más maduro o incluso una personalidad más parecida a la que tienes ahora.

Según investigaciones de expertos sobre el tema

Pensar en el pasado como algo mejor es un problema mental que puede tener solución, pero no inmediata. Es un trabajo constante sobre la confianza en uno mismo. Porque todo es un problema de autoestima, al fin y al cabo.

No estamos hablando de pensar en algo que te recuerde a él, por ejemplo, algo tan concreto como un sitio al que fuiste muchas veces con ese ex o algún regalo que tengas en tu habitación sin ningún motivo, pero que te hace recordar el momento exacto en el que te lo dio.

Esos recuerdos son normales y evitar tenerlos no es productivo. El ejercicio que debemos hacernos es poder llegar a pensar en esos momentos sin que nos devuelvan los sentimientos negativos de pérdida sobre esa persona.

Y es que es un sentimiento de pérdida muy parecidos a la muerte de una persona muy cercana, ya que crees que no la vas a volver a ver o más bien que se te ha prohibido de una forma u otra de volver a querer a esa persona y de repetir tener sentimientos o revivir situaciones.

¿Cuántas veces nos ha pasado que no podemos amar a otra persona? Esto se debe a que en el fondo estamos dejando una puerta abierta para que entre nuestro ex cuando quiera, porque mantenemos esa ilusión después de tantos años, esperando a que esa persona cambie o que tengáis algún reencuentro y podáis hablar tranquilamente algo de lo que nunca tuvisteis tiempo para hacer.

Muchos expertos se refieren a este tema como algo negativo para la personalidad y para la evolución mental de la persona, haciéndote que te quedes estancado en una personalidad durante mucho tiempo, y lo peor es que el ser humano tiene que readaptarse siempre a los cambios, si uno quiere volver con un ex es porque no quiere o no puede adaptarse a su nueva realidad, pasándole factura a la larga para tener los mismos sentimientos de amor con otra persona tan distinta o, peor aún, que busquemos la misma personalidad o atractivo en otras para suplir a ese ex.

Como saber si volver con tu ex, una cuestión práctica

Volver con un ex también puede tener muchos valores positivos tanto para ti como para afianzar aún más la relación que tuvisteis a la vez que algo negativo como hemos podido comprobar antes. Aun así, antes debes de hacer un autoexamen de conciencia para saber por qué debes en realidad volver o no con tu ex.

  1. La madurez. Ha pasado un tiempo y vuestra forma de ser es distinta, tanto la tuya como la suya, puede que seáis más adultos e incluso que hayáis dado un cambio de 360 grados en vuestro físico y ahora tú te veas con la confianza suficiente como para atraerle aún más. ¿Entonces, si habéis cambiado tanto, para qué vais a volver? Si en el fondo ya no es la misma persona de la que te enamoraste la primera vez y ha cambiado tanto, ¿tiene sentido volver si en realidad no vuelves a la misma persona? Parece una tontería, pero mucha gente no tiene esto en cuenta y cuando retoma la relación se frustra porque quiere volver a sentir lo mismo que antes con esa persona.

  2. ¿Puede volver a hacerme daño? En las relaciones la mayoría de las veces hay uno que es el que rompe con el otro, sintiendo rechazo y baja estima quien haya sido el dejado. Por lo que ese duelo que sentimos es más por eso, porque nos han hecho sufrir al rechazarnos. Entonces, es muy probable que si lo hizo una vez pueda volver a repetirlo y aquí es donde debes cuestionarte si esta vez la ruptura te dolería tanto o más que antes o que te diese igual. Si te da igual es porque solo quieres sexo con ese ex.

  3. ¿Tienes que cambiar por ese ex? Muchas veces forzamos una relación hasta tal extremo que por tal de estar otra vez con esa persona eres capaz de lo que sea. Incluso de repetir condiciones o incluso personalidades que dejaste abandonadas en el pasado con esa persona y que ahora te sientes bien por ser de otra forma. Si no quieres volver a ser esa misma persona porque ahora te sientes libre y bien contigo mismo, entonces ¿para qué vuelves si ya sabes que eso no funcionó?

  4. ¿Te estás autoengañando? Muchas de las razones por las que creemos que lo mejor de volver con un ex son las expectativas de que la relación puede llegar a ser como antes o incluso mejor, teniendo altas expectativas de lo que es en realidad. Puede que incluso hayas cambiado tanto que su personalidad no te atraiga de nuevo, pero como tienes reflejos del pasado en el que tuviste esos sentimientos, pues te engañas a ti mismo.

Es que al fin y al cabo todo es una gran mentira provocada por nuestra mente, en la que los sentimientos son reflejos de algo que tuvimos una vez y que intentamos volver a recuperar solo porque nos creíamos más felices de lo que somos ahora y que retomándolo seríamos tan felices o más felices que antes. Ahora sabes qué debes preguntarte y si es necesario o no regresar con tu ex.

Relaciones esporádicas con tu primo lejano si eres gay

No nos engañemos, a todos desde pequeños nos gusta algún miembro de nuestra familia, de forma sana sabemos que quien nos hace más caso es quien nos mola, es cuando vemos el amor como algo infantil, pero que con los años se vuelve platónico o incluso desaparece. Hasta que un día, reaparece ese sentimiento, solo que esta vez ambos sois mayores y tenéis edad para tener sexo. En este artículo vamos a repasar por qué se ha considerado incesto tener relaciones con un primo lejano y cómo tener relaciones esporádicas con tu primo si tú eres gay.

Un poquito de historia para entender el presente

A lo largo de la historia, todos los vínculos que se formaban en el matrimonio eran por conveniencia, ya sea por política o por necesidad económica, pero casi nunca era por amor. Esto surgía como referencia a los dioses, donde los lazos de unión se veían reflejados en los mortales que los adoraban. Pero es que los mismos dioses griegos, se casaban entre ellos por lo que, una vez más, sus seguidores veían esto como algo normal, incluso llegó a convertirse en una costumbre en la que casarse con familiares era proteger la homogeneidad, es decir, que se mantuvieran los rasgos que los destacaban.

Esto lo podemos ver en la popular serie de ‘Games of Thrones’ en la que los Lanisster se acuestan entre ellos con el fin de que la siguiente generación salga con los mismos genes y conserven la sangre para gobernar.

En algunas tribus primitivas, según los historiadores, se unían entre ellos con el fin de garantizar la paz y la unidad del grupo, de ahí a que la práctica se convirtiera en costumbre hasta tal punto que se constituía una familia o clase dominante que perpetuase el legado entre sus parientes, para ello arreglaban matrimonios entre padres e hijas, hermanos o primos.

Esta práctica llevó a designar que aquella descendencia que tuviera la sangre común aludía a que se produjese una degradación biológica. De tal forma que se llegó a prohibir tener descendientes con familiares directos con el fin de que el linaje fuera sano y fuerte, pero lo que no prohibieron es tener relaciones esporádicas o incluso se admitía sexo prenupcial entre primos.

En la actualidad, se dice que, si los cromosomas coinciden al engendrar, es muy probable que el descendiente de los primos, ya sean cercanos o lejanos, pueden tener enfermedades como síndrome de Down o enfermedades genéticas, por lo que hubo un tiempo en el que muchos médicos indicaban que esta práctica debía dejar realizarse por el bien de los genes y de los niños con problemas.

Otra cosa es que tú no sepas que un chico pueda ser tu primo lejano con el que tengas relaciones esporádicas, simplemente sea un desconocido, que también puede ocurrir, ya que la ramificación del árbol familiar de cada uno puede llegar a ser enorme, así que ten en cuenta si quieres tener hijos que no sea ningún pariente tuyo.

Mantener relaciones esporádicas con mi primo lejano siendo gay

El miedo que a muchos chicos les entra cuando sienten interés en alguien de su mismo sexo, es por el que dirán de la familia. Entonces si entra en juego otro caso como el de tus primos, ya sean cercanos o lejanos, ni se lo plantean.

Pero puede pasar, que desde pequeños nos guste un primo mayor o de nuestra misma edad, con el que hemos jugado y vivido cenas familiares interminables, con el que nos hemos peleado tantas veces y con el que nos hemos reconciliado. Pues el tiempo da paso a dos personas que tienen interés sobre el sexo, independientemente de la edad.

Debes averiguar si tu primo también es homosexual, ya que si no lo es poco tienes que hacer ahí. Por más que creas que hay ocasiones en los que parece comerte con la mirada, a lo mejor es que solo está haciendo su rol de primo y está todo en tu cabeza. Por eso debes asegurarte ya sea hablándolo con él o con sus amigos. También te puede ocurrir que tenga novia, pero tú sabes que es más gay que Ricky Martin y tienes miedo de romper una relación.

En tal caso, una vez hayas descubierto que él también es gay, el siguiente paso es que deberías flirtear con él, no mucho, porque no queremos que se sienta incómodo. Dile de quedar fuera del ambiente familiar, así no será tan violento para ninguno de los dos y evitáis confrontaciones familiares ni explicaciones que no debéis dar a nadie. Prueba una cafetería o un pub, ya que el flirteo entre copas es mejor. Aunque si lo conoces bien, puedes llevarlo a algún sitio que le guste o algún evento cultural.

Una vez os hayáis liado y puede que tengáis sexo, viene lo más incómodo. Explicar o que te digan que solo es algo temporal y sin compromisos, vamos que tengáis los primos relaciones esporádicas. Lo que pasa que al contrario que en otras relaciones, es que a tu primo te lo vas a encontrar seguramente y puede que no os sintáis a gusto el uno con el otro. Por lo que, repito, la comunicación es clave, y tomarlo como algo natural también. Puede que cuando haya un poco de roce esto lleve al cariño y acabe en sexo en cada uno de vuestros encuentros, pero no te enamores. A no ser que él también lo esté o te diga que quiere algo más estable. Partís con una ventaja que en otras relaciones familiares no tienen y es que por más que lo intentéis nunca vais a tener hijos y la preocupación de muchas parejas de familiares heteros de enamorarse y engendrar vosotros no lo tenéis. Así que vale que tengas el problema de que la sociedad aun le cuesta ver, puede que incluso a ti, como unos primos tienen relaciones esporádicas de forma sana y sin que por ello su vínculo familiar se estropee.